Sencillas pautas para podar un árbol, un arbusto y una parra

Como mencionamos en el post anterior, la poda nos servirá para dotar al ser vivo de forma, belleza y salud. Pero como bien sabemos, no todos somos iguales y en cuestión de árboles, plantas y setos no hay diferencia.

Como base, la manera correcta de podar una rama grande y gruesa es la siguiente: Cortamos primero una muesca desde abajo hacia arriba, a unos 45 cm del tronco, para evitar que la rama se desgaje, y después la terminamos a trozos siempre desde arriba hacia abajo.

 

Si nos decidimos por recortar un arbusto, es importante saber de qué especie y variedad se trata. Hay arbustos que se deben recortar después de la floración, para que los brotes nuevos se desarrollen durante la primavera siguiente, o en los que hay podar las ramas del año anterior para que florecerán ya al final del verano. Hay que asegurarse para no cometer errores.
Árboles frutales: Debemos fomentar una estructura abierta de ramas que desarrollen a lo ancho, y quitar todas las ramas verticales o chupones, cuya única función es la de quitar vigor al árbol y, por tanto, a los frutos. Podemos cambiar la posición de una rama vertical a una más horizontal guiándola para que consiga ser más productiva. Reducirá su ritmo de crecimiento y fomentará la formación de yemas de flor y frutos.

Para la parra es importante saber que los frutos crecen en las ramas laterales nuevas. Por eso esta especie no debe tener demasiadas laterales, porque entonces producirá muchos racimos sin valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR